jueves, 6 de octubre de 2011

Fernández-Castaño defiende su feudo en el Bankia Madrid Masters


Foto | Fernando Herranz

Gonzalo Fernández-Castaño ha firmado un sensacional comienzo en el  Madrid Masters donde es segundo con -7, a un golpe del inglés Ross McGowan. Los 65 golpes del madrileño confirman no sólo su recuperación de los problemas de espalda que le han tenido en el dique seco seis meses, sino que su juego está a punto para aspirar a todo. El anfitrión del torneo no podía elegir un mejor escenario, El Encín Golf Hotel, para buscar su quinto título en el Circuito Europeo.

El primer líder del Bankia Madrid Masters, Ross McGowan, es el ganador de la edición de 2009 celebrada en el Centro Nacional de Golf, su única victoria hasta el momento en el Tour. Imparable cuando está en racha, hoy ha firmado 64 golpes con 10 birdies y dos bogeys, la mejor vuelta de su temporada. Gonzalo Fernández-Castaño no está sólo en el segundo puesto. Empata con el australiano Brett Rumford y el italiano Lorenzo Gagli.
A dos golpes del líder se ha colocado Edoardo Molinari (-6) y a tres, Eduardo de la Riva y Álvaro Quirós (-5). El número 1 del mundo, Luke Donald, se encuentra a cuatro golpes de la cabeza (-4) empatado entre otros con el madrileño Nacho Garrido. Los buenos resultados han sido la tónica general de la primera jornada del Bankia Madrid Masters que se ha jugado en El Encín Golf Hotel bajo unas condiciones espectaculares de tiempo.
Gonzalo Fernández-Castaño ha logrado el mejor resultado del día en 9 hoyos, 30 golpes, seis birdies y ningún error. Por los nueve segundos, aún firmó otros tres, pero falló en el 12 y en el 18 donde tres putts le han impedido terminar colíder. 65 golpes (-7): “Ha sido un gran día de golf. Estoy decepcionado por los tres putts del 18 pero he metido otros muy buenos y una cosa compensa la otra”.
“Esta semana es difícil, como organizador tengo demasiadas cosas en la cabeza. Verme en segunda posición con 7 bajo me hace muy feliz. He estado seis meses sin competir pero el dolor de espalda ha pasado. Hay cosas peores, lo mío solo ha sido dolor de espalda”.
“Me falta competición, pero voy a seguir trabajando en la misma línea. He tenido un partido muy agradable con José María Olazábal y Francesco Molinari, que son buenos amigos. Ayer cenamos juntos en un japonés. Sacar un torneo adelante es muy difícil y tener aquí a estos jugadores es de agradecer, me doy cuenta de que son verdaderos amigos”.
Ross McGowan, 64 golpes, líder con -8: “Creo que ha sido mi mejor vuelta de toda la temporada, ha sido fantástico. He empezado bien y he seguido dando buenos golpes. La clave ha sido dejar la bola en la posición correcta en los greenes y que entren los putts”.
“El campo es complicado, ayer hicimos un buen trabajo aprendiendo dónde no había que fallar. Las condiciones son realmente excelentes, 30 grados, sin viento, la bola vuela bien, no se puede pedir más”.
Álvaro Quirós, 67 golpes (-5): “Una vuelta de -5 no está mal para empezar, he metido un putt largo en el último para terminar con birdie. He cometido 4 errores graves que me han supuesto hacer par en los pares 5 con un hierro en la mano desde el centro de la calle, y esos pares me saben a bogeys. Lo positivo es que la muñeca no me ha dolido”.
“Los errores han venido porque he estado cubriéndome las espaldas más que jugando al golf. Cuando he visto el peligro a la derecha, la he fallado por la izquierda, eso es lo que más me enfada, aunque es normal tener este tipo de errores después de varias semanas sin competir”.
“No me sorprende los resultados que se están consiguiendo, los greenes son movidos pero están muy bien, el campo no se está jugando largo y las banderas no están escondidas, hay mucho margen para dificultarlo y si sopla el viento, más. Las banderas son la clave.
“Luke Donald ha jugado de forma impecable, es el número uno. Sólo ha fallado un putt corto en el hoyo ocho porque creo que lo ha visto tan claro que se ha confiado, y el bogey del 18. Los tres hemos jugado muy bien.
“Todavía no tengo los cambios del swing mecanizados y la desconfianza me hace volver al otro swing, esto es un proceso que necesita tiempo”.
Eduardo de la Riva, 67 golpes (-5): “He comenzado bien y he tenido varias opciones de birdie que no han entrado hasta los tres últimos hoyos de la primera vuelta. En el 7 y 8 las dejé muy cerca y en el 9 metí un putt de unos 8 metros. A partir de ahí, he jugado bien, con paciencia, en el 11 he hecho una sacada de bunker buenísima (birdie), he metido un buen putt de cinco metros en el 14 para birdie y en el 15 he cometido un mal bogey porque estaba en el centro de la calle y la he fallado por donde no debía”.
“No me ha sorprendido hacer este resultado, estoy jugando pocos torneos pero todos bien. Me planteo todos los torneos de la misma manera y no porque sea más importante debo hacerlo peor. El año pasado necesitaba descansar mentalmente. Este año he empezado positivo, jugando poco y con mucha ilusión. Quiero jugar el máximo de torneos de aquí a final de año. Si quedo top ten esta semana podré jugar la siguiente, además me quedan torneos en España e intentaré ganar alguno”.
“Siempre he pensado que tengo juego suficiente para estar en Tour, pero lo más importante es la mente y cómo afrontar tu vida con el golf. Antes no tenía la mentalidad buena y estoy intentado conseguirla. Juego sé que tengo”.
“He salido con Alejandro Larrazábal de caddie, me conoce muy bien desde que éramos pequeños y ahora está hecho un profesional”.
Luke Donald, número uno del mundo, 68 golpes (-4): “He jugado muy sólido, me he dado muchas oportunidades aunque algunas se me han escapado. Podía haber sido una vuelta mucho mejor.
El campo está en buenas condiciones y los greenes son su mayor defensa, pero te dan oportunidades y en los pares cinco se puede llegar”.
José Mari Olazábal, 71 golpes (-1): “El juego ha estado flojo, no la he dejado cerca con los hierros y así es difícil hacer birdies, he fallado algunos putts cortos. El campo es extraordinario de tee a green y tiene un gran potencial”.