lunes, 17 de octubre de 2011

La increíble victoria de Ben Crane


Ben Crane se llevó el triunfo en el The McGladrey Classic, penúltima cita de la temporada del PGA Tour. Una victoria que bien podría entrar en el top 5 de las más inesperadas de la historia...
Nadie podía haber previsto el jueves un triunfo del pausado jugador norteamericano. Ni el más avezado de los adivinos podría tan siquiera haberlo intuido. Imposible. Todo estaba en contra de Ben Crane. “Estoy en estado de shock. ¿Qué diablos estoy haciendo aquí?, comentó el norteamericano mientras posaba con el trofeo de ganador tras derrotar en el segundo hoyo de desempate a Webb Simpson.
Fuente: Tengolf

Crane estuvo a punto de retirarse del torneo cinco minutos antes de su salida el jueves porque cada vez iba a más una molestia en la cadera que sufre desde hace algunos días. De hecho, el próximo miércoles tiene cita para hacerse las pertinentes pruebas.
Pero hay más. Su mujer está esperando su tercer hijo. Más que esperando podríamos decir que el parto es inminente. Tiene hora hoy lunes en un quirófano de Dallas para someterse a una cesárea.
Pero hay más. Si algún visionario se le hubiera acercado ayer en la calle del hoyo 11 al bueno de Ben para anunciarle que iba a ganar el torneo, simplemente lo habría tachado de loco. El sociólogo de Portland estaba en ese momento a siete golpes del líder.
Incluso la manera en la que remató su triunfo fue absolutamente inesperada. Tras dejar escapar una primera oportunidad de ganar el torneo en el primer hoyo de desempate al fallar un putt de birdie de menos de dos metros, Crane vio cómo en el siguiente Simpson erraba desde menos de un metro y le daba el triunfo. Increíble. El golf jamás dejará de sorprender.
Es posible que exista una explicación psicológica a todo este entramado de conjeturas más o menos casuales. Parece que cuando menor es el nivel de expectativa de un jugador en un torneo mayor es su posibilidad de éxito. Menos expectativas, menos presión. Más soltura y más acierto. Desde luego, esta regla de tres funciona en muchísimas ocasiones.
Sea como fuere, y al margen de supercherías más o menos creíbles, Crane tuvo que jugar mucho y muy bien al golf para ganar el torneo. Firmó 63 golpes el último día, la mejor vuelta de largo el domingo. Incluyó en su repertorio cuatro birdies consecutivos entre el hoyo 14 y el 17. Sensacional. El estadounidense consigue su cuarta victoria en el PGA Tour y suma ya dos años consecutivos ganando.
Webb Simpson, la gran revelación de la temporada en Estados Unidos, no pudo ganar, pero al menos se ha quedado muy cerca de llevarse la lista de ganancias del PGA Tour. Ha puesto en un serio aprieto a Luke Donald. Tan serio que el inglés, que no lo tenía previsto, se ha apuntado a jugar el último torneo de la temporada en Disney. El Número 1 del mundo necesitará una machada para conseguir la, no menos machada, de ganar las listas de ganancias a ambos lados del Atlántico. Está a 363.029 dólares de Simpson. Necesita, por tanto, acabar al menos segundo empatado para arrebatar el primer puesto a Simpson.
El The McGladrey, que se ha disputado en el recorrido Sea Island, ha visto también la resurreción de varios grandes en apuros. Trevor Immelman ha conseguido su primer top ten desde 2008; Ángel Cabrera, sexto, ha logrado su mejor resultado en el PGA Tour desde mayo del año pasado y Louis Oosthuizen, cuarto, el mejor de su carrera en Estados Unidos.
Por otro lado, Bob Cauley ha conseguido la tarjeta del Circuito Americano llegando directamente de la universidad y sin pasar por la Escuela. En apenas ocho torneos ha ganado el dinero suficiente para ganarse los derechos del PGA Tour para 2012. Es el sexto jugador que lo consigue. Entre ellos, Tiger Woods y Phil Mickelson.
Fuente: Tengolf