martes, 1 de noviembre de 2011

Olazabal, entrena en La Sella junto con los finalistas del Lacoste Promesas


Escuriola, Olazábal, Sobrón y Lee | Foto: Jorge Andreu

José Mari Olazábal, el campeón de Hondarribia con 35 victorias internacionales en su palmarés, entre ellas los Masters de Augusta del 94 y 99, miembro del Salón de la Fama desde el 2009 y capitán del equipo europeo de la Ryder Cup 2012, tomará parte esta semana en la Final Lacoste Promesas, que este año celebra su octava edición en el recorrido alicantino de La Sella Golf Resort, en Dénia.

Olazábal, aún teniendo este año la agenda repleta de actividades y compromisos desde que en enero le nombraran capitán del equipo europeo de la Ryder Cup, no ha querido faltar a su cita anual con los veinte jóvenes –diez chicos y diez chicas- finalistas Lacoste Promesas y el viernes día 4, a las 09:00 horas, estará en el campo de prácticas de La Sella donde comenzará la jornada de entrenamiento previa a la Final.


José Mari Olazábal: “A las familias Basi (distribuidores y fabricantes de Lacoste en España) y Bañó (propietarios de La Sella) me une una relación muy especial que va más allá de cualquier compromiso comercial; ya que son amigos que me apoyaron y creyeron en mí cuando yo empezaba a competir y, en el caso de Pepe Bañó, me confió mi primer diseño, La Sella, antes de que yo mismo supiera que una de mis actividades relacionadas con el golf iba a ser el propio diseño de campos.

Siempre he dicho que Lacoste Promesas es una gran iniciativa y desde su inicio la he apoyado con mi presencia. El golf amateur en nuestro país, sobre todo entre los más jóvenes, se encuentra a un excelente nivel y prueba de ellos son las medallas que han ganado en los últimos torneos europeos. En este circuito han participado chicos y chicas con talento, todos grandes amateur y algunos profesionales en la actualidad, que quizás un día… puedan formar parte de los equipos de la Ryder y la Solheim Cup”.

El recorrido alicantino de La Sella, situado en el magnífico complejo deportivo de Dénia que acoge por tercer año consecutivo la Final Lacoste Promesas, fue el primer campo que diseñó Olazábal hace veinte años y al que tiene “un especial cariño”. Cuenta con 27 hoyos “muy variados y entretenidos en los que pueden disfrutar todo tipo de jugadores, aunque los últimos nueve que se han construido tal vez sean un poquito más exigentes”, reconoce el capitán de la Ryder Cup. El año pasado, además de completar la oferta a 27 hoyos, se inauguró una extensa zona de entrenamiento para el juego corto que incluye un amplio putting-green, chipping y dos bunkers, sobre todo para dar cabida a los equipos internacionales que con asiduidad acuden a entrenar a La Sella.

La Final Lacoste Promesas se disputará a 36 hoyos Medal-Play durante el sábado 5 y el domingo día 6. Lacoste vestirá durante un año a los campeones, un chico y una chica, e IBERIA les llevará a su lugar favorito del mundo junto a un acompañante.