viernes, 23 de marzo de 2012

Ángel de la Riva, socio de honor del Club de Golf La Cañada


El Club de Golf La Cañada ha rendido un emotivo homenaje a Ángel de la Riva, Presidente de la Real Federación Andaluza de Golf, nombrándolo Socio de Honor del Club.

La Junta Directiva del club guadiareño, acordó por unanimidad el pasado 13 de marzo en sesión extraordinaria, conceder a Ángel de la Riva la máxima distinción de la entidad “por su extraordinaria trayectoria golfística y apoyo incondicional al Club de Golf La Cañada”.

Este acto, según palabras del Presidente de La Cañada, Ángel Gutiérrez, “se lo debíamos a uno de los grandes impulsores en la creación y proyección de nuestro club”. Asimismo, Gutiérrez señaló “Ángel de la Riva se merece este homenaje y mucho más por todo lo que nos ha dado a La Cañada, y siempre sin pedir nada a cambio. Él nos marcó el camino a seguir y eso es algo por lo que siempre le estaremos agradecidos”, concluyó.


La ceremonia también contó con la participación del Presidente de la Real Federación Española de Golf, Gonzaga Escauriaza, quien reconoció la gran labor de su homólogo en la RFGA. “El golf en Andalucía no se puede disociar de Ángel de la Riva. Además, Ángel siempre ha ayudado mucho a España, luchando por el golf nacional de manera absoluta e ilimitada”, señaló.

Por su parte, el Presidente de la RFGA se mostró muy emocionado por los honores recibidos e incluso dejó escapar varias lágrimas, especialmente cuando se descubrió la placa de cerámica que será colgada en el salón principal del club guadiareño con la leyenda: “Su perseverancia nos contagia su meta clara y definida nos inunda. Nos marcaste el camino y La Cañada lo consiguió. En agradecimiento de los alumnos y socios de La Cañada”.

En su alocución, Ángel de la Riva manifestó sentirse muy halagado por las muestras de cariño y agradeció a La Cañada su colaboración ilimitada durante tantos años. “Me llena de orgullo ser nombrado Socio de Honor de un club ejemplar en toda España como La Cañada. Aquí he vivido muchísimos momentos maravillosos y sinceramente, no me esperaba este reconocimiento porque yo amo al golf; amar, es darse sin pedir nada a cambio y este deporte es mi vida”, confesó.   

Además, el Presidente de la RFGA destacó la labor cultural, deportiva y social de La Cañada. “Este club es un semillero permanente de las distintas caras de nuestro deporte. La cantidad de profesionales ejemplares que han surgido de este club lo hacen único”, afirmó.      

Ángel de la Riva también hizo hincapié en el carácter inconformista del club guadiareño. “La Cañada siempre va a más, como ahora con el Centro Especializado de Tecnificación Deportiva en Golf, un proyecto que vamos a apoyar incondicionalmente”, indicó.

Y para finalizar, el homenajeado quiso pronunciar unas palabras que lo dicen todo: “Valderrama Socio de Honor Ángel de la Riva, La Cañada Socio de Honor Ángel de la Riva, ¿qué más puedo pedir?”.

Personalidades asistentes
Muchas fueron las personalidades, amigos, directivos y familiares que quisieron acompañar a Ángel de la Riva en un día tan especial. Entre los asistentes destacó la presencia del Presidente de la RFEG, Gonzaga Escauriaza; el Presidente de Honor del Club de Golf Valderrama, Jaime Ortiz-Patiño; todos los Presidentes de La Cañada a lo largo de sus 30 años de historia, Andrés Moncayo, Salvador Fernández Ocaña, Sebastián Sarria, Juan Gómez, José Gil y Ángel Gutiérrez;  y las autoridades locales encabezadas por el diputado nacional y alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce; el delegado provincial de Deportes, Manuel González Piñero, en representación del consejero delegado de Turismo y Deportes, Luciano Alonso; el subdelegado del gobierno de la Junta en el Campo de Gibraltar, Ángel Gavino; el Presidente de la Mancomunidad de Municipios, Diego González de la Torre; y todos los alcaldes de San Roque en las diferentes legislaturas, Eduardo López, Andrés Merchán, Fernando Palma y Juan Carlos Ruiz, con la única salvedad del tristemente desaparecido José Vázquez. La Presidenta de Honor de la RFEG, Emma Villacieros, excusó su ausencia por enfermedad, aunque envió una emotiva carta a su amigo Ángel de la Riva.