domingo, 18 de marzo de 2012


Miguel Ángel Jiménez, Eduardo De la Riva y Julien Quesne
De entre la multitud de jugadores que hoy partían con posibilidades de victoria, pocos habrían apostado por Julien Quesne, que ha llegado esta temporada al Tour a través del Challenge y contaba con un decimoséptimo puesto como mejor resultado. Pero el francés de 31 años ha sido el gran tapado del Open de Andalucía Costa del Sol y se ha llevado el título con la mejor vuelta del día, 64 golpes, ocho incontestables birdies para De la Riva, Manassero y Jiménez, los grandes damnificados de la exhibición del galo.


“Es el día más feliz de mi vida”, acertaba a decir, aún tembloroso, al terminar su vuelta rodeado de todos los jugadores franceses que han celebrado con euforia su sensacional birdie del 18. Entre ellos, Thomas Levet, ganador en Aloha en 2008, compañero de Club y gran amigo de Quesne. El baño en cava –que no champán- ha sido la guinda a la mejor semana de su carrera. “Estoy contentísimo de ganar el torneo de Jiménez, mi jugador favorito, le voy a mandar una caja de Burdeos que sé que le encanta el vino”,  decía el campeón.

Quesne partía a tres golpes y comenzó su asalto al título con cuatro birdies en la primera vuelta. Tres nuevos aciertos en el 14, 15 y 16, le colocaron en cabeza con -16, seguido por Eduardo de la Riva y Matteo Manassero a un golpe.  Con el birdie en el 18, gracias a un soberbio segundo golpe con el hierro 4, “el mejor de mi vida”, sentenció el torneo y logró entrar en el palmarés de campeones del Circuito Europeo, sueño que lleva persiguiendo una década.

Juliene Quesne comenzó a jugar al golf a los 16 años y se hizo profesional hace ocho, desde entonces ha peleado por llegar al Circuito Europeo –ha jugado seis veces la escuela de Clasificación-. Ganó en el Challenge Tour en 2004 y el año pasado se apuntó su segunda victoria, el Allianz Open que le garantizó un puesto en el Tour.

Eduardo de la Riva ha tenido que conformarse con un tercer puesto que demuestra una vez más la calidad de su juego. El putt le ha abandonado en el día decisivo impidiéndole hacer los birdies que necesitaba para defenderse del furibundo ataque de sus rivales. Se marcha de Marbella, no obstante, con la confianza reforzada y una plaza en el torneo de la próxima semana en Marruecos.

Destacable ha sido también, el torneo que ha hecho Borja Etchart. Al igual que de la Riva, entraba en Aloha por ranking nacional y ha finalizado en el puesto undécimo con 10 golpes bajo par.

Julien Quesne, 68 + 72 + 67 + 64, 217 golpes (-17): “Ha sido el mejor día de mi vida. Estoy muy contento de ganar el torneo de mi jugador favorito, Miguel Ángel Jiménez. Le voy a mandar una caja de Burdeos que sé que le encanta el vino.

Me hice pro hace 8 años y he trabajado mucho para llegar aquí. Estoy muy orgulloso de haberlo conseguido. En el 18 he pegado un hierro 4 que ha sido el mejor golpe de toda mi vida.

Estoy especialmente orgulloso por cómo he ganado, haciendo 64 golpes en la última vuelta y birdie en el 18, el más difícil de Aloha, un campo en excelentes condiciones.

En el hoyo 16 fue cuando me di cuenta de que podía ganar. Es un sueño que llevo persiguiendo 10 años”.

Eduardo de la Riva 67 + 69 + 68 + 70 274 golpes (-14): “He pateado mal y así no se puede ganar un torneo.

Estoy contento pero me voy con un sabor agridulce por el bogey en el último hoyo. De todas formas sé que si sigo jugando así, puedo ganar y eso es lo importante. He venido a por todas, porque esa es la actitud que hay que tener. Aunque me queda mal sabor, ha sido una buena semana y está claro que tengo que trabajar más con el putt.

Es importante empezar con buen pie la temporada, lo importante es que creo que lo puedo conseguir, quizá la próxima semana ¿por qué no?”.

Miguel Ángel Jiménez, 69 + 68 + 69 + 71 277 (-11): “Esperaba más de la última vuelta pero no he hilado fino y así es difícil hacer pocas. No le he dado mal, pero no he conseguido dejarlas cerca, y así no se puede hacer resultado.

Estoy muy contento porque el torneo ha sido espectacular y voy a seguir peleando para sacarlo adelante. Todos los ganadores del Open de Andalucía Costa del Sol son muy buenos jugadores, alguno incluso ha ganado un Major, así que estoy seguro de que Julien Quesne va a ser un gran campeón”.