miércoles, 24 de abril de 2013

Sergio García inaugura TaylorMade Performance Lab en Golf Santander

Sergio García | Foto: Fernando Herranz

Sergio García, número uno de Europa y décimo cuarto del ranking mundial, ha inaugurado la nueva instalación de TaylorMade Performance Lab en Golf Santander, abierta desde principios de marzo a todos los aficionados a este deporte.

El castellonense de 33 años, profesional desde 1999, ostenta veinticinco títulos en su palmarés y ha participado en seis ediciones de la Ryder Cup convirtiéndose en uno de los principales pilares de esta competición, siendo decisiva su actuación en la consecución de cuatro victorias a cargo del equipo europeo.

Durante la inauguración en Golf Santander, Sergio ha estado acompañado por José Enrique Ruiz-Giménez, manager de TaylorMade Performance Lab; Estanis Urquijo, director de Golf Santander; Jason Howard, TaylorMade Brand director para Europa; y Sean Brady, Brand Experience manager de TaylorMade Adidas Golf para Europa.



Después de ofrecer una exhibición en la Escuela de Golf Santander, aclarar dudas y responder a todas las preguntas sobre el material de TaylorMade y además posar con todos los invitados, Sergio García atendió a los medios de comunicación:

Sobre material: “En los últimos diez o doce años el material ha cambiado mucho para los profesionales de golf y, con las nuevas tecnologías, recibimos toda la información necesaria para saber inmediatamente por qué la bola hace cada efecto. Me acuerdo cuando salió el primer Drive que podíamos tunear y me encantó: el R-7. TaylorMade saca cada año algún producto nuevo, como el R-1, no sólo para nosotros sino también para los amateur. En general, no hay tanta diferencia entre el material que usamos profesionales y aficionados, por ejemplo, la cabeza de mi Drive es igual que la que usa Juan Carlos Ferrero (el tenista, íntimo amigo de Sergio) o la que tiene mi padre. 

“Los profesionales no solemos cambiar de material en mitad de la temporada, pero el año pasado probé los hierros RocketBladez Tour y en los tres últimos torneos del 2012 hice Top Ten, acabé entre los cinco primeros y el tercero lo gané. Puede que cambiemos los blasters una vez al año; los hierros, normalmente, yo los cambio poco; el Drive alguna vez y el que cambias porque le coges manía y le quieres castigar, es el putter. El cambio de material te pude afectar algo (caso Rory McIlroy) ya que te sales de tu comodidad y tu rutina, y es lógico que tengas algunas dudas. Yo llevo unos diez u once años con TaylorMade, estoy muy contento y no me planteo cambiar.

“Soy un jugador que no tengo problemas al levantar la bola, por ejemplo, ayer en El Saler con los greenes durísimos, pegué un hierro tres desde unas 344 yardas en el hoyo tres e hice eagle. Cuando sopla viento necesitas pegar la bola alta con un poquito de draw y con ese hierro me di la oportunidad de meterme en el torneo, aunque luego lo fastidié.

“Yo soy un jugador de sensaciones; otros lo son menos y se dejan llevar más por las estadísticas y los números. Lo bueno de la tecnología es que hace a los jugadores mejores e iguala más a todos. Los que empiezan ahora están mejor preparados que cuando yo empecé, son más atletas pero es el cambio lógico que ha ido pidiendo este deporte.

“El talento… lo tienen contados. No creo que volvamos a ver la habilidad y las manos de Seve. La tecnología ha dado un poquito de ventaja a los que no tienen tanto talento”.

Diseño de campos clásicos: “El Saler (donde se acaba de celebrar el Open de España) ha demostrado que los campos clásicos se pueden dificultar, ahí está el resultado ganador: 5 bajo par. Esto demuestra que los campos no hace falta que sean largos para hacerlos complicados. Los nuevos diseñadores tienen miedo a la tecnología y no se dan cuenta de que se pueden diseñar buenos campos de distinta manera, sin tener solo en cuenta la distancia”.  

Nueva normativa sobre el anclaje del putter: “En el Masters hablé con Adam Scott (ganador Masters 2013) y no lo ve tan claro; me dijo que ha probado a utilizar el mismo putter un poco más corto y sin apoyar al cuerpo, y puede hacer más o menos lo mismo”.
Golf en los Juegos Olímpicos: “Da la sensación de que ahora está todo más parado pero es porque todavía falta mucho tiempo, más de tres años y el mundo del golf sigue adelante. No será así cuando se acerque la fecha y yo espero poder participar en Brasil; me haría mucha ilusión”. 

Metas: “No me pongo metas; en todos los torneos intento jugar lo mejor que puedo y, obviamente, quedar el primero. Mi objetivo es seguir divirtiéndome con lo que hago y mejorando en todo; a veces, cuando te marcas objetivos, te olvidas de lo que te ha llevado hasta allí”.

Ganar un Grande: “En los Grandes intento darme las máximas posibilidades de ganar pero no es cuestión de vida o muerte. Espero que llegue un Grande pero mi vida no depende de ello, ¡aunque no le vendría mal!”.

José Enrique Ruiz-Giménez, manager de TaylorMade Performance Lab: “Aquí, el amateur, ya sea hándicap bajo o alto, va a recibir el mismo servicio y trato que un jugador del Circuito Europeo. Hemos escogido Golf Santander porque es un campo abierto al público donde se puede jugar, contratar una clase, dar bolas o pedir una cita en TaylorMade. Podremos atender, como mucho, tres jugadores al día, ya que se trata de una experiencia de unas tres horas de duración durante la que asesoramos al jugador sobre los 14 palos de la bolsa”.

Estanis Urquijo, director de Golf Santander: “Agradecemos a TaylorMade que nos haya dado la oportunidad de instalar este laboratorio de hechura de palos a medida en Golf Santander, lo cual supone un avance significativo para cualquier jugador de golf. Al Banco Santander le ilusiona este nuevo proyecto que contribuirá a apoyar al mundo del golf”.